15 Mejores Cosas que Hacer en Marrakech

Marrakech es una de las ciudades m√°s singulares que he visto en mis viajes por el mundo.

De la medina emana una energía increíble que te atrae hacia el redil de la ciudad. Pronto te sientes mareado por las posibilidades mientras contemplas farolillos enjoyados y bandejas de té de plata en el bazar.

Incluso fuera de la Medina, el color marrón de la ciudad debería parecer anodino. Pero, en cambio, parece lleno de vida, cargado por la energía de los habitantes. Resalta las manchas de verdor fuera de las murallas, oculta magníficos mosaicos y respalda la historia de la ciudad.

Si sólo puedes visitar una ciudad en Marruecos, que sea Marrakech.

Como puedes deducir, era mi ciudad favorita del país africano. Visité algunas otras, pero nada se comparaba con la vitalidad de Marrakech.

¬ŅEl √ļnico problema? Marrakech puede resultar intimidante para un viajero en solitario.

Pas√© dos semanas sola en la ciudad antes de que mi madre se reuniera conmigo para un viaje de chicas. Al principio, estaba confusa y desconfiaba de mi seguridad. Quiero decir, ¬Ņes Marrakech segura para las viajeras solas? Pero pronto me encontr√© c√≥moda y emocionada ante la oportunidad de explorar esta tierra extranjera por m√≠ misma.

Puedes hacer un viaje incre√≠ble a Marrakech por tu cuenta con estas 15 mejores cosas que hacer en Marrakech. Te ayudar√°n a conocer la historia del pa√≠s, descubrir la incre√≠ble gastronom√≠a local e incluso te dar√°n consejos sobre c√≥mo y d√≥nde ir de compras. Adem√°s, he incluido algunas cosas √ļnicas que hacer en Marrakech en esta gu√≠a de viaje para ayudarte a salir de los caminos trillados.

15 mejores cosas que hacer en Marrakech

¬ŅNo sabes qu√© hacer en Marrakech? Prepara tu bol√≠grafo porque estoy a punto de contarte las 15 cosas m√°s √ļnicas, aut√©nticas y sorprendentes que hacer en Marrakech cuando la visites.

Tanto si viajas solo, como si tienes un presupuesto ajustado o eres un viajero de lujo, seguro que estas 15 actividades imprescindibles te resultar√°n atractivas.

1. Alójate en un Riad local

Marrakech tiene cientos de hoteles lujosos por toda la ciudad, pero no vivirás la verdadera experiencia marroquí si no te alojas en un riad marroquí.

Los riads son casas tradicionales marroquíes construidas en torno a jardines interiores.

La gente ha empezado a utilizar el t√©rmino para referirse a cualquier casa de hu√©spedes, as√≠ que aseg√ļrate de encontrar un riad aut√©ntico. Suelen ser edificios cuadrados o rectangulares con habitaciones a lo largo de las paredes exteriores y jardines con zonas para sentarse en el centro. La mayor√≠a est√°n al aire libre en el centro, invitando al dulce canto de los p√°jaros a despertarte.

Me alojé en Riad Le Clos Des Arts dentro de las murallas de la Medina. Era como estar en un antiguo palacio, con lo lujoso que era y el increíble servicio.

No puedo imaginar sentirme tan en contacto con la cultura ni tan mimada en uno de los hoteles de 5 estrellas alejados del centro de la ciudad.

Algunos riads, como en el que yo me alojé, son más lujosos. Otros pueden ser muy económicos. Encuentra un riad increíble cerca de la medina para tener una estancia impresionante mientras estés en Marrakech.

2. Pasea por Yemaa el-Fna en la Medina

Aunque la Medina se utiliza a veces para referirse a la plaza central de Marrakech, en realidad significa la totalidad de la ciudad vieja amurallada. Dentro de la ciudad amurallada, la plaza central es la Jemma el-Fna.

Aquí es donde encontrarás vendedores dispersos que venden fotos con monos, que intentan agresivamente hacerte henna en las manos y mercados nocturnos ocasionales.

Cuando llegas por primera vez a Marrakech, es casi obligatorio dirigirse directamente al Yemma el-Fna. Esto puede deberse a los restaurantes turísticos que la rodean, que la convierten en un lugar fácil para encontrar tu primera comida.

¬°No te olvides de meter en la maleta lo esencial!

Si puedes, intenta visitarla al amanecer y al atardecer para ver toda la plaza pintada de este precioso color rosa anaranjado por el sol.

Puede que no sea algo √ļnico que hacer en Marrakech, pero es algo que tienes que ver. Lo encontrar√°s en la mayor√≠a de las gu√≠as de viaje de Marrakech para ayudarte a conocer la ciudad.

3. Hazte un hammam marroquí

Esto es, sin duda, lo mejor que se puede hacer en Marrakech. Los hammams marroqu√≠es siguen siendo uno de mis tratamientos de spa favoritos, junto con los ba√Īos turcos.

Un hammam es un tratamiento de spa tradicional en el que te sientas en una sauna para abrirte de piernas, te enjuagas, te friegas hasta la extenuaci√≥n y luego te ba√Īas en jab√≥n negro marroqu√≠.

Mi madre y yo optamos por un tratamiento de estilo occidental para evitar estar desnudos en una habitaci√≥n con otras personas (lo que m√°s tarde frustr√© haciendo un ba√Īo turco tradicional).

Aunque el hammam era sorprendente para los occidentales que, hasta entonces, s√≥lo hab√≠an tenido tratamientos suaves de spa y normalmente se pon√≠an la ropa interior, a m√≠ me encant√≥. Estuve brillante y suave como un beb√© durante semanas despu√©s, lo cual es un cambio asombroso tras la sequedad de trabajar en una monta√Īa espa√Īola en pleno invierno.

Los hammams marroqu√≠es son una visita obligada en Marrakech. Puedes encontrar versiones privadas en los hoteles occidentales, o m√°s p√ļblicas por toda la Medina.

Consulta mi guía sobre los hammam marroquíes de Marrakech para encontrar opciones de lujo y económicas en la ciudad.

4. Visita las Ruinas del Palacio El Badi

El due√Īo de mi riad me recomend√≥ El Badi como una de las mejores cosas que hacer en Marrakech para conocer mejor la historia de Marruecos.

El palacio se construyó para un sultán en la década de 1600, pero se arruinó desde el final de su dinastía. El hermoso mármol fue arrancado para utilizarlo en otros lugares de Marruecos.

Las ruinas del palacio est√°n ahora abiertas al p√ļblico para darte una idea de su antigua majestuosidad.

Me encanta conocer la historia cuando viajo. Recorrer las torres de arcilla me hizo sentir parte de la historia y un poco como si estuviera en Juego de Tronos.

Tienes que ver el palacio cuando estés en Marrakech para apreciar y comprender plenamente la importancia histórica de la ciudad.

5. Explora el Jardín Majorelle

Hay muchos jardines preciosos en Marrakech. Encontrarás la mayoría de ellos alrededor de los complejos turísticos de alto nivel situados fuera de la Medina.

Pero el jardín más visitado y, posiblemente, el más bello de Marrakech es el Jardín Majorelle.

Llamado as√≠ por el artista franc√©s que lo cre√≥, Majorelle es un hermoso jard√≠n que rodea una villa de estilo cubano. Tard√≥ 40 a√Īos en crear esta obra maestra que ocupa m√°s de 9000 metros cuadrados.

Tienes que reservar un billete para reservar una franja horaria. Esto limita el n√ļmero de personas en el jard√≠n y permite una experiencia m√°s agradable.

Recomiendo encarecidamente que te detengas a contemplar las impresionantes fuentes y los frondosos √°rboles que se elevan sobre las pasarelas. Te sentir√°s como en Bridgerton paseando por el gran patio.

6. Trueque por especias en el zoco Place des Epices

Lo mejor que se puede hacer en Marrakech seg√ļn mi madre es visitar el mercado de especias.

El zoco Place des Epices está lleno de tiendas con rebosantes cuencos de especias, surtidos de hierbas de uso medicinal y tés de los que nunca habías oído hablar.

Si buscas un buen recuerdo marroquí que llevarte a casa, deberías comprarle a tu amigo un paquete de canela africana fresca o un poco de té para que se prepare su propio té de menta fresca.

Todos los tenderos son extremadamente amables y serviciales. Te dejan oler por la tienda, te ofrecen sugerencias de remedios naturales para lo que te aqueja y te se√Īalan las distintas cosas que hay en su tienda.

Me llevé tantas cosas, que realmente me preocupaba tener que ponerme toda la ropa en el avión después.

Ten cuidado, porque algunas especias no se pueden importar. Yo siempre revelo lo que llevo en mi resguardo de aduanas para que sepan lo que llevo en la maleta. Las especias son tan baratas en Marruecos que si me las confiscaran, no me pasaría nada.

Acuérdate de hacer trueques en Marruecos. Todos los vendedores del zoco esperan que les discutas a la baja. Si aceptas su primer precio, estarás pagando drásticamente de más.

7. Compra alfombras en Souk Semmarine

Has o√≠do hablar de las alfombras turcas, pero ¬Ņhas o√≠do hablar de las alfombras marroqu√≠es?

Todo lo que leí en Internet decía que comprar alfombras era una de las mejores cosas que hacer en Marrakech, incluso si no pensabas comprar una.

Por suerte, mi madre necesitaba una alfombra nueva y yo estaba encantada de acompa√Īarla. Lo admito, los remolinos de las alfombras bereberes y los intrincados dise√Īos captaron mi atenci√≥n de inmediato. Al d√≠a siguiente me fui con una alfombra, a pesar de que viv√≠a de forma n√≥mada, as√≠ que no ten√≠a otro lugar donde ir que un armario en casa de mi madre.

Recuerda que no tienes obligación de comprar una alfombra si entras a mirar. Ir de visita te quita parte de la culpa por hacer que desplieguen miles de alfombras para ti.

Hicimos que nos enviaran la nuestra a Canad√° a trav√©s del vendedor. Si vas a hacer lo mismo, aseg√ļrate de comprar a una fuente de confianza.

Consulta con tu riad o guía turístico si creen que realmente te llegará o si te estafarán.

8. Bebe té de menta marroquí (una y otra vez)

Tacha el hammam, lo mejor que se puede hacer en Marrakech -¡demonios, lo mejor de Marruecos! Рes beber té a la menta marroquí.

Cuando a√ļn tomaba cafe√≠na y az√ļcar, viv√≠a de este glorioso brebaje de t√© negro, hojas de menta y az√ļcar. Sabe como una bebida de menta y miel, que hac√≠a que me trajeran literalmente a cada momento del d√≠a.

Parte de la diversión del té marroquí a la menta es beberlo en estos vasitos de cristal, un poco más altos que un vaso de chupito. Te hace ir más despacio, porque la mezcla contiene mucha cafeína, y te hace sentir muy elegante.

De hecho, compré un juego de té para llevármelo a Canadá. Nunca lo he usado, pero en cuanto me compre una furgoneta para atravesar el país, ¡ese juego se vendrá conmigo!

Para preparar el t√©, combinas los ingredientes especiales (normalmente puedes conseguirlos en un mercado asi√°tico) en la tetera con el agua hervida. Luego lo viertes desde una altura elevada en tu taza. Vuelves a echar en la taza y vuelves a verter. Repites esto hasta que se haya empapado y el az√ļcar se haya mezclado.

En realidad, la altura del vertido es importante. Cuanto m√°s alto sirvas, m√°s respeto tendr√°s por el invitado al que sirves.

Tambi√©n se utilizaba como se√Īal en las discusiones de compromiso para los matrimonios concertados: si se echaba poco, significaba que no estaban interesados en la pareja.

Encontrarás té a la menta literalmente en todas partes en Marruecos, incluso mientras compras tu alfombra bereber.

9. Hornea con mujeres locales

Lo m√°s singular que se puede hacer en Marrakech es una oportunidad que he intentado repetir en todo el mundo: hornear con las mujeres locales en Amal Non-Profit.

Quería aprender a cocinar algunas de las exclusivas delicias marroquíes de las que nunca había oído hablar. Y salir del riad durante un día en el que me sentía un poco decaída.

Mi riad me recomend√≥ que fuera a una clase de cocina y me dio algunas opciones. En cuanto vi la opci√≥n de hornear, ¬°me convencieron! No sab√≠a que las recetas no ser√≠an lo √ļnico que aprender√≠a ese d√≠a.

Para llegar a Amal Non-Profit hay que coger un taxi. No es caro y se tarda menos de 30 minutos. Luego te pondrás manos a la obra en una cocina industrial para preparar tus delicias marroquíes favoritas, como los cuernos de gacela.

Hice ghriba con dos mujeres encantadoras: la cocinera y la traductora. Pude conocer sus vidas y cómo Amal les ha ayudado a conseguir la libertad económica.

Amal, organizaci√≥n sin √°nimo de lucro, ense√Īa a las mujeres a hablar ingl√©s y a aprender t√©cnicas empresariales a cambio de alg√ļn trabajo en la cocina. Estas mujeres son madres solteras, escapan de situaciones de maltrato o buscan mantener a su familia.

Me sent√≠ tan orgullosa de formar parte del crecimiento de estas mujeres cuando lo √ļnico que esperaba era comer unas galletas incre√≠bles.

Me llevé a casa unas 25 galletas de la experiencia, algunas palabras bereberes nuevas y un profundo sentimiento de esperanza para las mujeres de Marruecos.

10. Maravíllate en el Palacio de Bahía

¬ŅNo sabes qu√© ver en Marrakech? ¬°Visita el Palacio de la Bah√≠a!

El Palacio de la Bahía es la pieza arquitectónica más bella de Marrakech. Si te gusta la arquitectura y los mosaicos de azulejos, es una visita obligada cuando estés en la ciudad.

El Palacio de Bahia es uno de los más grandiosos de Marruecos. Se construyó en el siglo XIX para la esposa de un ministro, Bahia. Ahora, es una de las mejores formas de conocer la historia de Marrakech.

Recorre Bah√≠a a trav√©s de hermosas habitaciones con intrincados dise√Īos en los techos. Aprender√°s qui√©n se alojaba en el palacio, las divisiones de trabajo y clase, y lo dif√≠cil que debi√≥ ser mantener un lugar as√≠.

Bah√≠a es uno de los mejores lugares de Marrakech para hacer fotos de Instagram, as√≠ que a media tarde encontrar√°s colas para acceder a algunas de las alcobas m√°s bonitas. Vis√≠tala por la ma√Īana para evitar las multitudes.

11. Disfruta de un día de spa en La Mamounia

¬ŅOtro d√≠a de spa? ¬ŅPero ya te has hecho un Hammam marroqu√≠?

Sí, ¡así es! Una de las mejores cosas que hacer en Marrakech es aprovechar todos los mimos que ofrece.

La Mamounia es el hotel de lujo más famoso de Marruecos. Alberga preciosos jardines, restaurantes de lujo y un increíble spa.

Si necesitas hacerte la manicura, un tratamiento facial o un masaje completo, visita La Mamounia.

Créeme, el precio merece la pena.

Acudir al spa te da acceso al resto del hotel. Puedes pasar un día entero tomando el té en el patio con vistas a los jardines o nadando en su magnífica piscina cubierta.

Con el bajo tipo de cambio, incluso esta experiencia de “lujo” no te saldr√° tan cara como en Estados Unidos o Canad√°.

12. Asiste a una clase de cocina de zoco

Souk Cuisine es el nombre n¬ļ 1 en clases de cocina en Marrakech. Casi todos los blogueros recomiendan una clase de cocina con esta incre√≠ble empresa.

Souk trabaja con mujeres locales para ayudar a ense√Īar a los extranjeros recetas locales. Te llevan de compras para que recojas tus propios ingredientes, lo que te obliga a aprender a hacer trueques. Te presentan al mejor vendedor del mercado de especias y te ayudan a aprender a navegar por las sinuosas calles de la Medina.

Cocinas con todas las personas inscritas, cada una por turnos haciendo partes de las recetas. Aunque no lo hag√°is todo juntos, aprender√°s cada paso observando a los dem√°s, escuchando las instrucciones y con el libro de recetas que te dan al final.

Toda la experiencia fue encantadora. Pude cocinar junto a mi madre, haciendo tajines y galletas de sémola. Aprendí a enrollar pasta filo y cómo es un horno marroquí comunitario tradicional.

Trabajar con el Zoco es f√°cilmente una de las mejores cosas que hacer en Marrakech para cualquiera a quien le guste la cocina, la comida o ir de compras.

13. Excursión de un día al desierto

Marrakech está rodeada de desierto, tres en realidad. Aprovecha la belleza del entorno para hacer una excursión de un día y contemplar las ondulantes dunas de arena.

Puedes visitarlo en coche, en buggy o en camello. Recomiendo el buggy, ya que ver√°s m√°s en menos tiempo y no hay que preocuparse por los derechos de los animales.

Visité el desierto de Merzouga, al norte de Marrakech, junto a la cordillera del Atlas. Para una excursión de un día, dirígete al famoso Sahara para verlo en todo su esplendor.

Si estás pensando en montar en camello en el desierto, consulta por qué me arrepiento de haber montado en camello en Marruecos.

14. Visita a la Mezquita Koutoubia

Celebra la cultura musulmana de Marruecos visitando la mezquita m√°s grande de Marrakech.

Aunque a los no musulmanes no se les permite entrar en la mezquita, puedes explorar su bella arquitectura y los jardines que enmarcan la torre.

La Koutoubia es el punto m√°s alto de la ciudad. Existe una ley seg√ļn la cual ning√ļn edificio de la medina de Marrakech puede ser m√°s alto que una palmera. Eso significa que puedes ver la Koutoubia desde toda la ciudad.

Es un hito central de Marruecos que no querr√°s perderte.

15. Cenar al atardecer con vistas a la Medina

No hay nada como cenar al aire libre. Sea la √©poca del a√Īo que sea, las frescas noches del desierto de Marrakech hacen que una cena en una azotea sea un brillante final de d√≠a.

Convierte una simple comida en una de las mejores cosas que hacer en Marrakech encontrando un restaurante en la azotea de la Medina. Puedes picar briouates, tajine, chermoula y mucho más mientras contemplas cómo el sol pinta la ciudad con un arco iris de colores pastel.

Ten la cámara preparada para algunas fotos obligatorias, y luego siéntate y disfruta de la paz de la ciudad que se va a dormir.

√önicamente Marrakech

Marrakech es una de mis ciudades favoritas de mis 8 meses en Europa (…y √Āfrica, y Asia).

Era la primera ciudad en la que había estado en mucho tiempo que era realmente diferente. No podía encontrar un Starbucks ni predecir lo que encontraría en el supermercado.

Me encant√≥ la aventura de estar en un lugar que sigue siendo tan √ļnico y, a la vez, tan atractivo para los turistas.

En definitiva, lo mejor que puedes hacer en Marrakech es estar en Marrakech. Lo que acabes haciendo será espectacular porque la ciudad en sí lo es.

Planifica el itinerario de tu viaje de la forma que prefieras: ya esté repleto de viajes de compras a los zocos o centrado en comerte los tagines locales. Seguro que tendrás una visita increíble si haces cualquiera de estas mejores cosas que hacer en Marrakech.