Las 10 mejores cosas que hacer en Berlín, Alemania

Hay miles de cosas increíbles que hacer en Berlín, Alemania. Desde monumentos históricos hasta increíbles restaurantes y atracciones naturales, encontrarás muchas experiencias cautivadoras que harán que merezca la pena visitar Berlín.

Viv√≠ en Berl√≠n un mes y medio durante mi a√Īo sab√°tico en Europa.

Fue un momento difícil durante mi viaje, pero la ciudad de Berlín realmente salvó lo que podría haber sido un desastre. Tras un percance de Workaway, estuve a punto de volver a casa. Afortunadamente, aguanté y pude descubrir las diez mejores cosas que hacer en Berlín.

Hay muchas cosas incre√≠bles que hacer en Berl√≠n. Tanto si decides quedarte en la ciudad y visitar las atracciones locales, como si decides hacer una divertida excursi√≥n de un d√≠a desde Berl√≠n para ver las atracciones de ciudades alemanas m√°s peque√Īas, seguro que tu viaje ser√° estupendo.

Echa un vistazo a mis 10 cosas favoritas que hacer en Berlín Р¡y descubre las mejores excursiones para ayudarte a verlas!

1. Come comida alemana

Soy una amante total de la comida, as√≠ que no es de extra√Īar que este sea mi primer consejo. Pero, sinceramente, no ten√≠a ni idea de lo que era la comida alemana antes de ir a Alemania.

Recuerdo a uno de mis c√≥micos favoritos, Danny Bhoy, haciendo un n√ļmero sobre los alemanes que desayunaban h√≠gado.

Eso me desanimó incluso a interesarme por la comida alemana.

Pero, ¡oh, Dios mío, cómo me lo he perdido!

Los alemanes hacen unas salchichas increíbles (aunque no tan buenas como las checas). Tienen ricas sopas, sustanciosos bocadillos y EL MEJOR PAN.

Cuando viv√≠a all√≠, compraba semanalmente cuartos de hogaza de pan moreno del tama√Īo de una olla. Me lo com√≠a con mantequilla y ve√≠a con regocijo c√≥mo se me hac√≠a m√°s dif√≠cil abrocharme los pantalones.

Tienes que probar el pan alemán cuando visites Berlín (¡y tal vez enviarme un trozo o dos!).

Otros platos increíbles que puedes probar son

  • Schnitzel
  • Chucrut
  • Flammenkuchen
  • Ensalada de patata austriaca
  • Pan de jengibre

2. Paseo por la Historia en la Puerta de Bradenburgo

Una de las primeras cosas que hice cuando salí de mi horrible experiencia laboral en Berlín fue visitar la puerta monumental.

La puerta se llama Bradenburger Tor en alem√°n.

Se construyó en el siglo XVIII en el emplazamiento de la antigua puerta de la ciudad. Friedrich Willhelm II de Prusia lo mandó construir para celebrar la paz tras reclamar el territorio a los británicos.

La puerta de Bradenburgo ha vivido su buena dosis de historia. Desde la procesión de la victoria de Napoleón a través de ella hasta sobrevivir a la Segunda Guerra Mundial con sólo una cabeza de caballo, ha conocido más historia de la que la mayoría de nosotros conoceremos jamás.

Verlo iluminado por la noche te da una idea de la majestuosidad de este monumento.

Mírala desde la Pariser Platz para obtener la mejor instantánea de Victoria con su carroza. Durante el día, pasa por debajo de la puerta para pasear por Unter den Linden, una hermosa calle principal con algunos cafés estupendos.

¬°No te olvides de meter en la maleta lo esencial!

3. Visita el Monumento a los Judíos de Europa Asesinados

Todos conocemos los horrores del Holocausto.

En 2005, se erigió este monumento artístico a una manzana al sur de la Puerta de Bradenburgo.

Es una increíble proeza artística que encierra tantos significados.

A primera vista, los bloques de cemento con forma de ata√ļd parecen todos iguales. Pero cuando los recorres, te das cuenta de las diferencias en su forma y tama√Īo.

Esto representa la opinión de los alemanes sobre los judíos durante la época nazi.

Caminar entre las estructuras te da la sensación de desaparecer en sus profundidades, de un laberinto del que no puedes escapar, de lo sombrío de tu entorno.

El monumento es sorprendentemente poderoso y merece la pena visitarlo durante tu estancia en Berlín.

Su visita es gratuita, por lo que debería estar en la lista de cosas que hacer en Berlín de todo el mundo.

4. Amplía tu mente en la Isla de los Museos

La Isla de los Museos fue sin duda mi lugar favorito de todo Berlín.

No sólo es la más pintoresca, sino también la más estimulante mentalmente.

No me gustan mucho los museos ni las galerías de arte. Me encantan las historias que hay detrás de los objetos y el arte, pero no se me da muy bien pasearme por todo ello durante horas.

Excepto en la Isla de los Museos.

Compré el pase de 3 días y pasé 8 horas al día durante los 3 días empapándome de todos los conocimientos que pude.

De los 5 museos de la Isla de los Museos, Pérgamo fue sin duda mi favorito. No sólo porque más tarde fui a la ciudad de Pérgamo, en Turquía. Es porque realmente te hacía sentir como si estuvieras dentro de la historia con la reconstrucción de la puerta de Ishtar.

Por desgracia, el Altar de Pérgamo estaba cerrado por reformas cuando lo visité.

En la isla también se encuentra la Catedral de Berlín. Merece la pena el esfuerzo de subir sus escaleras para obtener una vista maravillosa de la ciudad. Es más barato e interesante que pagar por subir a la torre de Alexanderplatz.

5. Conoce una nueva cara de las guerras en el zoo de Berlín

Sé que los zoológicos son un tema un poco delicado en relación con los derechos de los animales. Pero una visita al zoo de Berlín no consiste sólo en ver animales en cautividad.

También se trata de aprender cómo empezaron los zoos y cómo las Guerras Mundiales afectaron a este zoo.

El hecho que se me ha quedado grabado más tiempo (y puede que sea mi hecho favorito de las fiestas, lo que explica por qué no me invitan a muchas fiestas) es que los trabajadores quedaron atrapados en el acuario debido a los bombardeos. Para sobrevivir, tuvieron que comerse al mismo animal que cuidaban día tras día para sobrevivir: un cocodrilo.

Puede que sea un mito, pero he o√≠do que incluso la herv√≠an para hacer sopa (o tal vez es que le√≠ demasiado ese libro de ni√Īo).

Es desgarrador pensar en los animales que murieron a causa de una guerra en la que nunca entraron.

Recomiendo encarecidamente visitar el zoo de Berlín para saber más.

Incluso puedes alojarte cerca, en un hotel boutique de Berlín.

6. Ponte encima de la política en el edificio del Reichstag

El edificio del Reichstag es en realidad el parlamento alem√°n. S√© que puede parecer extra√Īo visitar el parlamento de un pa√≠s responsable de los nazis, pero su pol√≠tica ha cambiado a mejor desde entonces.

El Reichstag es m√°s conocido por la gran c√ļpula de cristal que corona el edificio. Tiene el suelo de cristal, lo que permite a los visitantes ver el interior de la sala principal del Parlamento.

Esto representa la transparencia que los políticos deben tener con el pueblo y sirve para recordar a los políticos al pueblo al que deben servir.

Pero la mayoría de la gente se centra en la vista panorámica de la ciudad.

Reserva online tu horario de visita para saltarte la cola.

7. Cruce entre Berlín Este y Oeste en el Checkpoint Charlie

Esperaba alg√ļn gran punto de control, pero el Punto de Control Charlie es en realidad bastante sencillo. De hecho, al principio pas√© de largo por accidente.

Para un lugar que marcó la división entre el Este y el Oeste de Berlín, se podría pensar que habría más bullicio.

Si realmente prestas atenci√≥n a lo que te rodea, ver√°s lo que parece una cabina de peaje en medio de la carretera y una se√Īal que expresa que est√°s cruzando entre Berl√≠n Este y Oeste.

No es una caseta de vigilancia grande y tenebrosa. En realidad es bastante peque√Īa y gris.

Ahora apenas parece intimidante, pero estoy seguro de que tenía más amenaza cuando la rodeaba la muralla.

Ver un sitio famoso como éste te ayuda a darte cuenta de cuánto del poder de un lugar proviene de la gente y no sólo de la estructura.

Suele haber un par de hombres vestidos con uniformes viejos merodeando para hacerse fotos, pero apenas hay información sobre el propio puesto de control.

Si te interesa el significado hist√≥rico, aseg√ļrate de investigar antes o visita el Museo Checkpoint Charlie.

8. Escucha gratis a la Filarmónica de Berlín

Todos los martes, la Filarm√≥nica de Berl√≠n agasaja al p√ļblico con un concierto gratuito a la hora del almuerzo. Incluso hay comida para los que no hayan comido antes del programa.

Llega pronto, sobre todo si necesitas o quieres un asiento, ya que estos actos de la 1 de la tarde se llenan r√°pidamente.

Por suerte, no necesitas ver la orquesta para disfrutar de la representación.

No s√© mucho de m√ļsica, as√≠ que no puedo hablar de la destreza de la interpretaci√≥n ni de la amplia gama de canciones que se tocaron. Pero puedo decir que la sala estaba en absoluto silencio, mil personas concentradas en cada nota que tocaba la orquesta.

No había nada de la pompa que conlleva ir a ver una orquesta (supongo. Nunca he visto una porque la pompa suena a pesadilla). Todo el mundo iba muy informal.

Hab√≠a una mezcla de turistas, ancianos, profesionales y estudiantes, todos experimentando la m√ļsica juntos.

¬ŅPor qu√© no ser uno de ellos?

9. Aléjate del centro para visitar el Palacio de Charlottenburg

Me encanta un buen castillo alem√°n. Medieval, victoriano, lo que sea; quiero verlo.

Así que, por supuesto, creo que todo el mundo debería acercarse a ver este palacio de estilo barroco y rococó que es una increíble excursión de un día desde Berlín.

Un rápido viaje en tren te llevará a la entrada del recinto del siglo XVII que incluye el palacio, un teatro, un pabellón, un mausoleo, un mirador y extensos jardines. Incluso en invierno, cuando el jardín no estaba en flor, podías sentir la opulencia.

Pero la verdadera belleza está en el interior del palacio. Tómate tu tiempo para recorrer las salas y maravillarte con su fabuloso interior, casi exagerado.

Hay salas llamadas literalmente Sala de Porcelana, Galer√≠a Dorada, Sala de √Āmbar y Sala Blanca. ¬ŅPodr√≠a haber algo m√°s elegante?

Por desgracia, el palacio sufri√≥ da√Īos durante la II Guerra Mundial. Desde entonces ha sido restaurado, pero a√ļn pueden verse las cicatrices dentro del edificio.

Dir√≠gete a M√ļnich para visitar el Castillo de Neuschwanstein, otra bella obra arquitect√≥nica de Alemania.

10. Ver lo que queda del Muro de Berlín

He dejado esto como √ļltimo punto, no porque deje lo mejor para el final.

El Muro de Berlín no me impresionó mucho. Quizá sea porque no intimida tanto ahora que lo han cortado en pedazos y lo han colocado alrededor de la ciudad con paneles informativos. O porque la mayor parte es ahora una galería de arte al aire libre.

Ver el muro, incluso tocarlo, no me evocó los sentimientos de horror o sobrecogimiento que me produjo gran parte del resto de mi experiencia en Berlín.

Sinceramente, si no fuera una atracción tan conocida, te sugeriría que te la saltaras.

Pero se ha convertido en una actividad “obligada” cuando visitas la ciudad. Mucha gente incluso compra un trozo para llev√°rselo a casa.

As√≠ pues, te sugiero que lo visites para que descubras tus propios sentimientos sobre los trozos de metal y hormig√≥n que anta√Īo atravesaban gran parte de la ciudad.

Para hacerte una idea real de la amplitud de la división entre las dos partes de Berlín, sigue el camino de ladrillos descoloridos que rodea la ciudad como una carretera de ladrillos amarillos menos munchkin. Traza la trayectoria del muro de Berlín original. Intenté recorrerlo a pie, pero me di cuenta de que era una mala idea cuando un gran trozo atravesaba una carretera muy transitada.

Definitivamente, ¬°no lo sigas en el tr√°fico!

Los mejores recorridos por Berlín

Dónde alojarse en Berlín

Reflexiones finales sobre las 10 mejores cosas que hacer en Berlín

Berlín y yo tenemos una relación complicada.

La ciudad ha llegado a significar mucho para m√≠ desde que super√© bastantes cosas mientras viv√≠a en un apartamento-estudio en Wedding. Pas√© mis primeras Navidades sola all√≠ y descubr√≠ c√≥mo continuar mi viaje cuando sent√≠a una morri√Īa incre√≠ble.

Explorar la riqueza de la ciudad me ayud√≥ a superar parte de la oscuridad de mi mente (lo cual es extra√Īo, ya que gran parte de la historia y la cultura que experiment√© eran muy oscuras en s√≠ mismas). Me ayud√≥ a evitar que mi mal humor me volviera contra Berl√≠n.

Espero que te lo pases mejor que yo en la ciudad y que puedas contemplar por ti mismo parte de la belleza de Berlín.

Realmente merece la pena visitarla, tanto si vas un fin de semana como si te quedas una larga temporada.